Muy pronto estrenaremos nuestra nueva web
ACTUALIDAD DIOCESANA

01/11/2017

El 12 de noviembre celebramos el Día de la Iglesia diocesana

“Somos una gran familia CONTIGO”, es el lema del Día de la Iglesia diocesana que vamos a celebrar este domingo 12 de noviembre. Una jornada para orar, tomar conciencia como bautizados de nuestra pertenencia a la Iglesia de Salamanca y colaborar en el sostenimiento económico de su labor evangelizadora y asistencial. Se nos invita además a sentirnos un poco más familia, un poco más parroquia, poniendo nuestros dones, cualidades y nuestro tiempo al servicio de ella.

Sin el trabajo desinteresado de los catequistas, grupos de Cáritas y Manos Unidas, equipos de liturgia, agentes de pastoral de la salud, y de tantos otros, no sería posible sostener la enorme actividad que lleva a cabo la Iglesia diocesana a favor de tantos que necesitan tanto.

Para que la Iglesia logre llevar a cabo sus actividades y su labor evangelizadora, necesita sostenerse económicamente. La financiación de la Iglesia católica en España se consigue gracias al Fondo Común Interdiocesano desde el que se reparte solidariamente el dinero de la Asignación Tributaria a las diócesis. Las aportaciones directas de los fieles, que se obtienen por diferentes cauces como colectas, donativos, legados, herencias, son la principal fuente de financiación de las diócesis y suponen más de un tercio de los recursos disponibles.

Entre estas colectas se encuentra la del Día de la Iglesia Diocesana, que se celebra este año este domingo 12 de noviembre en todas las parroquias de España.

Si lo prefieres puedes hacer tu donativo a través de internet en el portal habilitado por la Conferencia Episcopal Española: www.donoamiiglesia.es. Con un sencillo procedimiento desde esta web se pueden hacer llegar los donativos a cada una de las 23.000 parroquias que existen en España, a las 70 diócesis o bien directamente a la Conferencia Episcopal Española.

Y tú ¿cómo colaboras en tu Iglesia? Testimonios

 

SANTI, Feligresa de San Martín del Castañar

¡Bonito lema el de este año para la celebración del Día de la Iglesia Diocesana!. Claro que somos una gran familia… y más. En estas comunidades pequeñas, nuestro compromiso como cristianos es estar pendientes de la gente que nos necesita echándoles siempre una mano. Hay muchas personas solas y mayores.
Disfruto mucho limpiando, ordenando nuestro templo y recordando: “quien ayude a uno de mis hermanos, es como si lo hiciera conmigo”.

 

PILAR PORRAS, Catequista en la parroquia de Villamayor de Armuña, es miembro de los Grupos de Biblia de la Purísima

Como catequista de un grupo de tercero de comunión quiero aportar mi experiencia y mi sentimiento de familia en la parroquia en la que estoy. Cuando comencé como catequista el pensamiento que siempre estaba en mi cabeza era ser granito de arena para la educación en la fe de los niños, pero todo esto no tenía sentido sin ser parte de una familia que te acoja y te apoye. Sentir que todos tenemos la idea, que compartimos los proyectos y cómo enfocamos las catequesis, que estemos unidos como familia en un mismo camino sustentado en la fe, es básico para que funcione. Las reuniones que celebramos las catequistas hacen que ese sentimiento se fortalezca y continúe vivo.

Pertenezco también a un grupo de Biblia de la Purísima. Nuestra unión como familia no fue tal hasta que no realizamos nuestro viaje a Tierra Santa en el año 2010. Esa peregrinación fue el comienzo para nuestra familia. En nuestras reuniones profundizamos en la Palabra, nos ayudamos a comprender su sentido y trasladarlo al momento actual que vivimos, pero también compartimos -como familia-, cualquier acontecimiento que sea relevante para nosotros. Los momentos malos dándonos el apoyo y el aliento para seguir adelante, y los buenos siendo partícipes de la alegría. Siempre dispuestos a un abrazo, a ofrecer tiempo para que el otro se sienta apoyado. Sentir que nuestra fe común se afianza y que hay gestos que la sustentan.

 

MARIKY ORDIALES, Unidad pastoral san Mateo – La Anunciación

Me siento muy afortunada, por encargarme del blog de la Parroquia. Para mí es un gran honor poder ayudar a mi Unidad Pastoral, a mi párroco, hacer llegar a todo el mundo nuestra hoja parroquial, y reflexiones del Evangelio. Es una manera de contribuir a la expansión de la Alegría del Evangelio a todo el mundo dentro de nuestro barrio y fuera de él. Y si tengo presente a Dios en mi vida, podré hacer llegar a los demás que todos somos Iglesia, y hacerle comprender que sin amor no somos nada.

 

MAITE SÁNCHEZ, Consejo parroquial del Milagro de san José, en Salamanca

Ser miembro del Consejo Parroquial me ha permitido conocer de primera mano la acción que sacerdotes y laicos ejercen para tratar de hacer frente a necesidades que, muchas veces, desde fuera, pasamos por alto en el barrio y poder dar testimonio de dicha acción. Me ha permitido hacer propuestas para activar la vida parroquial e intentar convertir nuestra iglesia en un espacio para todos y donde todos tenemos algo que aportar. Me ha convertido en miembro activo de la parroquia, cooperando con otros en la toma de decisiones sobre aquello que nos concierne y que pedimos que funcione, muchas veces sin darnos cuenta de que sin nosotros es difícil que se haga.

 

ELVIRA BAUSSA, catequista en la parroquia de San Miguel Arcángel, Villamayor.

¡QUÉ ORGULLOSA ESTOY DE MI FAMILIA! No sólo hablo de la de sangre, si no de la que he ido haciendo a lo largo de la vida. Mis chicos y chicas de catequesis forman también parte de ella. Demuestran que somos un gran equipo, que estamos para lo bueno y para lo malo, que no nos importa que haya gente que nos ponga una cruz por defender a lo que amamos. Ahí te das cuenta que vamos por buen camino, que seguimos correctamente las indicaciones que DIOS nos dio para encontrar la paz interior que todos necesitamos. FELICIDAD es lo que siento cuando sin esperar nada a cambio, MI FAMILIA sea de sangre o la que me he encontrado por el camino, te da tanto.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo
VOLVER
Actualidad Diocesana


Subsidio Litúrgico
Nuestra Iglesia-Salamanca

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies