Muy pronto estrenaremos nuestra nueva web
ACTUALIDAD DIOCESANA

25/01/2018

#Historias 6, por Santiago Casanova

Antía y yo nos conocimos en circunstancias peculiares. Yo tenía un espacio llamado “En la nube” que traía la actualidad y la noticia de las redes sociales al programa de 13TV “Periferias”, presentado por mi querida amiga Ana Medina. Cuando vine aquí a Salamanca buscamos la ayuda de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia. Necesitábamos un espacio y un equipamiento técnico suficiente para que la grabación tuviera la calidad necesaria. Y ahí apareció Antía, estudiante en la facultad, que dio su sí cuando contactaron con ella ofreciéndole la posibilidad de ser ella la técnica que me grabara. Y, poco a poco, a base de compartir ratitos de grabación, fui percibiendo un “algo” especial y diferente escondido tras sus silenciosas palabras y su misteriosa sonrisa.

Hola Antía, me gustaría que en no muchas líneas me contaras quién eres. Algún dato biográfico relevante, algo de tu camino como persona hasta la actualidad, aquello que es pilar en tu vida, momentos importantes, certezas hasta hoy…
Nací en A Coruña en el año 1997. Me siento una persona realmente afortunada, no solo por nacer donde he nacido y tener la vida que tengo, sino también por tener una familia como la mía. Sin duda alguna, ellos son el pilar de mi vida. A mayores, me considero una persona que se preocupa por lo que sucede a su alrededor, y en el mundo en general. Y aunque no pueda hacer mucho para cambiarlo, siempre intento aportar mi granito de arena.
¿Qué querías ser de pequeña, de joven..? ¿Cómo has ido transitando por tu camino vocacional? ¿Vives tu estudio actual como vocación? ¿Cómo te imaginas tu futuro? ¿Hay algo que te inquiete con respecto a esto?
Desde un primer momento tuve claro que quería ser periodista. Cierto es que, durante el camino, y sobre todo siendo pequeña, se me antojaron otras profesiones. Cuando llegó el momento de seleccionar carrera, universidad y demás, todo se eligió solo. La carrera ya se había escogido. Considero que estoy estudiando mi carrera como una vocación, como algo que siempre quise. Ahora que el grado está casi tocando a su fin, pienso mucho, y quizá más de lo que debería, en el futuro. Es sabido por todos cómo está la situación en nuestro país. El desempleo lo vemos día tras día, manifestándose en todas las profesiones. Para mi desgracia, el periodismo no se iba a quedar atrás. Me preocupa terminar y pensar: ¿y ahora qué hago? ¿De verdad escogí bien mi carrera? Pese a ello, me gusta imaginarme en el futuro en algún campo: de fútbol, o de refugiados. El periodismo deportivo y el periodismo de guerra. Tan dispares entre ellos, pero ambos han conseguido que esté donde estoy, estudiando lo que de verdad me apasiona.

¿Quién es Dios para ti? ¿Eres una persona de fe? ¿Creyente? ¿Qué es lo que más te cuesta en esta relación?
Siendo honesta, no me considero una persona creyente, por lo que no me siento capacitada para contestar la primera pregunta. Muchas veces, cuando leo noticias sobre las guerras que están quitando la vida a miles de personas, cuando veo el hambre y la miseria en el mundo, me pregunto si de verdad existe un Dios. Muchos no entenderán (o respetarán) este razonamiento, pero a mí se me hace muy difícil pensar que si de verdad existiese alguien que tuviera el poder suficiente para terminar con estas situaciones no lo hubiera hecho ya. Mi familia es católica, y la mayor parte de los miembros de ella practicantes. He ido a la catequesis, a las clases de religión del colegio… pero pese a ello, y a medida que he ido creciendo, he llegado a la conclusión que comentaba anteriormente.

Y si hablamos de la Iglesia… ¿De qué no nos estamos enterando? ¿Por qué no se acercan más jóvenes a nuestras propuestas? ¿Es problema de lenguaje, de propuesta, de mensaje…? ¿O tal vez no es culpa nuestra sino de la sociedad en la que vivimos?
En España, hasta hace unas décadas, ser católico era una “imposición”, una tradición. No obstante, con el paso del tiempo, y con la modernización de la sociedad, la gente se ha abierto a decir lo que piensa. Se cuestiona cómo vive la jerarquía eclesiástica el cristianismo, no solo el mensaje. Además, considero que el lenguaje con el que transmiten dicho mensaje está un poco atrasado. Ahora hay libertad para manifestarse. Unido esto a la cultura crítica que se ha ido adquiriendo, los caminos se han separado. Yo veo que hay mucha gente que está de acuerdo al pensamiento evangélico, pero no con la forma en la que la Iglesia lo practica.

A veces dicen que la Iglesia debe meterse en lo suyo y no en temas políticos o sociales. ¿En qué piensas tú que la Iglesia puede aportar o hacer bien en el momento político y social que vivimos actualmente?
Quisiera señalar el ejemplo del Papa Francisco. El compromiso que se ve que tiene, es lo que considero que debe ser la actuación de la Iglesia en la sociedad. Defiende a los refugiados, a los pobres… Cuando viaja no transmite el discurso que los políticos del país querrían oír, sino que defiende a los más desfavorecidos. Trata de conciliar, de disculparse ante las personas que se han podido sentir ofendidas por la Iglesia, no demoniza a la gente que no está de acuerdo con el pensamiento católico… Creo que ese es el papel que debe ocupar la Iglesia en nuestra sociedad. Dejando a un lado los temas políticos y centrándose más en aportar su granito de arena a los graves problemas sociales que vivimos hoy en día.

Y por último, los profetas nos señalan que lo contrario a la fe es el miedo. ¿De qué tienes tú miedo?
Quizá por mi edad o por la situación familiar que tengo, no tengo ningún miedo personal dentro de la sociedad.

Acabo de hablar con Antía y termino con la sensación de que da gusto hablar y escuchar con una chica como ella, profunda y centrada, una joven de su tiempo, con futuro incierto pero con ganas de seguir apasionándose cada mañana. Respeto su increencia y me dan que pensar algunas de las cosas que nos ha dejado en sus respuestas. Más Evangelio y menos de otras cosas, parece decirnos. Más vida comprometida, más radicalidad, más testimonio y menos distancia con los desfavorecidos de la Tierra.
Un abrazo fraterno.

¿Te gustó este artículo? Compártelo
VOLVER
Actualidad Diocesana

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies