ACTUALIDAD DIOCESANA

28/07/2019

La diócesis vivirá un mes de octubre de ‘Bautizados y enviados’

Con ocasión del Mes Misionero Extraordinario convocado por el papa Francisco para el próximo mes de octubre, una comisión de trabajo ha elaborado un amplio programa de actividades que se iniciarán en el monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas de Cabrerizos.

 

‘Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo’ es lema del Mes Misionero Extraordinario que se celebrará en la Diócesis de Salamanca en octubre. Una iniciativa que se desarrollará en todo el mundo tras ser confiada por el Papa Francisco en el centenario de la Carta Apostólica ‘Maximum Illud’ (1919), de Benedicto XV, que marcó un hito en la conciencia misionera de la Iglesia.
Para celebrarlo, se han establecido cuatro dimensiones. En concreto, el encuentro personal con Jesucristo vivo en su Iglesia, a través de la Eucaristía, la Palabra de Dios, la oración personal y comunitaria; el testimonio: los santos, los mártires de la misión y los confesores de la fe, expresión de las Iglesias esparcidas por todo el mundo; la formación misionera: escritura, catequesis, espiritualidad y teología; y por último, la caridad misionera.

Comisión diocesana

En la Diócesis de Salamanca se ha creado un grupo de trabajo para confeccionar este Mes misionero extraordinario, coordinado por el vicario de Pastoral, Policarpo Díaz, junto a los integrantes del Servicio diocesano de Misiones, el sacerdote Juan Robles y la misionera del Verbum Dei Pilar Alonso Bazo, así como Julia Blázquez, esclavas del Sagrado Corazón de Jesús y miembro de la Delegación diocesana de Catequesis, o el párroco de Campo de Peñaranda, José Miguel González.
El vicario de Pastoral señala que han diseñado unas actividades diferentes, “en los que van a encontrar algo distinto a lo que estaban acostumbrados”. Y añade que este equipo quiere hacer un esfuerzo “para lograr conectar con el de casa, para reavivarlo y resucitarlo; y con el de fuera, el alejado, para que descubra la fe, porque están bautizados, y ese día recibieron una misión, que está olvidada y perdida”.
Policarpo Díaz pide la colaboración del clero, para que durante ese tiempo también dinamicen en sus espacios para que ayuden “a fortalecer la fe de los bautizados y a enganchar de nuevo a los que se fueron”.
Este mes misionero viene unido a las orientaciones de la Asamblea Diocesana, “donde nos pidieron una renovación espiritual, pastoral y estructural”, y para el vicario de Pastoral, esta iniciativa, “puede ser un ejemplo”, porque como matiza, “salimos cada uno de nuestro nicho o grupo para hacer diócesis, y salir de los esquemas pastorales para entrar en una pastoral diocesana, que entronca con el deseo del Papa Francisco”. La idea, según este responsable, es que, durante un mes, los grupos de catequesis, de Biblia o de adultos, “no les pasa nada por esperar a funcionar y unirse a este río de acciones que pretende despertarnos a todos”.
El resto del equipo que está confeccionando en Salamanca este mes misionero insiste en que se trata de una de las prioridades del Papa Francisco: “El tema del Papa es la prioridad de las prioridades, la Iglesia en salida, el gozo, la vocación, la cima, el objetivo es la evangelización”, aclara Julia Blázquez, y se reafirma en el hecho de que “hay que preparar caminos que posibiliten el encuentro de la mujer y el hombre de hoy con Jesucristo”.
Bajo el punto de vista de José Miguel González, la Iglesia es misionera desde siempre, “pero hay que hacerlo realidad, y en este contexto europeo vivimos en una Iglesia estructurada y avejentada, donde abrir nuevos cauces, talantes y estilos es importante, que no se quede en la teoría”.

Bautizados y misioneros

Por su parte, Juan Robles apunta a la visión global del Papa, “que pide a la diócesis que tome ese talante con ese mes misionero, como experimento para ir preparando lo que viene después”.
En el lema de la iniciativa se resume todo, como reitera González: “Todos los cristianos somos bautizados y misioneros, y ser misionero no es una vocación específica de unos pocos, sino permanente a la vocación bautismal”.
Además, para Julia Blázquez, este mes será un tiempo “que nos regala para recordar que desde el corazón todos somos misioneros en tanto que bautizados, en una misión de entrega a la Iglesia”. Esta integrante del equipo, de la sección de Primer Anuncio de la Delegación de Catequesis, reitera que se trata de un recordatorio a la comunidad diocesana de que “somos bautizados misioneros, que lo celebramos con los demás, de recuerdo, lleno de profundidad, y tenemos una misión… una llamada a ser creativos en la búsqueda de nuevas maneras de facilitar el encuentro de la gente con Él”.
Para Pilar A. Bazo, esta iniciativa es un impulso misionero a la pastoral normal de la diócesis, “y nos ayudará como tal”.
Para el Mes misionero extraordinario, la intención es implicar al mayor número de personas y organizaciones de la diócesis, como este equipo revela, “y no queremos que ese envío misionero termine el 31 de octubre, sino que empiece después…”, sentencia Juan Robles.

Miembros de la comisión de trabajo diocesana para el Mes Misionero Extraordinario

Variado programa de actividades en Salamanca

En el primer borrador de las actividades ya se aprecia la magnitud de la iniciativa, que arrancará el 1 de octubre, con la apertura del Mes misionero extraordinario con una celebración especial en el monasterio de las Madres Carmelitas Descalzas del Arenal del Ángel, en Cabrerizos, “ya que desde Roma nos piden que empecemos en un monasterio de clausura, describe el equipo.
Otra incorporación al programa será la jornada de oración ecuménica y reflexión por el cuidado de la creación, junto a la ribera del río Tormes. Para ello contarán con la implicación de los profesores del colegio Santa Teresa, en el centro de Sagrado Corazón, las Jesuitinas, junto al río, y tras un primer encuentro, se tomará una limonada ofrecida por Proyecto Hombre, y desde allí, se acudirá a la explanada del Tormes al atardecer “se realizará una reflexión a cargo de diferentes líderes religiosos en contacto con la naturaleza”, apunta Julia Blázquez.
De las actividades destacan los domingos de octubre, los días 6, 13 y 20, “con catequesis bautismal en todas las eucaristías, donde se recordará y pedirá por todos los misioneros, en colaboración con la comisión ‘Día del Señor’”, subraya este equipo. El Mes misionero también estará presente en la celebración de Nuestra Señora del Rosario, el 7 de octubre, donde se pretende implicar a las cofradías de la ciudad.
Esta comisión del mes misionero extraordinario resalta el interés por los jóvenes, con actividades muy enfocadas hacia ellos, como la vigilia en clave de misión del día 11, la peregrinación desde Nava de Sotrobal a Alba de Tormes ‘Juntos andemos’, el 19, o la velada festival joven del 25. El último domingo, el día 27, tendrá lugar el envío misionero, de clausura, en la Catedral, y que será presidida por el obispo de la Diócesis, Carlos López. A estas actividades se sumarán otras que van cerrando, como una sesión de cine sobre el misionero Monseñor Romero, en la Filmoteca, o una mesa redonda con testimonios, el día 29 en el Casino de Salamanca.

Despertar la creatividad y el seguimiento a Jesús

Por último, y a modo de resumen de todo lo que significará esta celebración en la diócesis, cada integrante del equipo lanza un mensaje. Julia Blázquez insiste en que será un tiempo “para recordar, agradecer y celebrar que somos misioneros, despertar la creatividad y el seguimiento a Jesús”. Juan Robles diseña su propio lema para esos días: “¡Estás bautizado, participa en la misión!”. Por su parte, Pilar A. Bazo invita a la población salmantina “a responder ese desafío de Jesús de ir por todo el mundo a anunciar el Evangelio y ser discípulos misioneros, porque siento que es su llamada”. Para José Miguel González también es una oportunidad para recordar de nuevo lo que somos, “bautizados, identificados con Cristo y lo que debemos de ser, testigos de su amor y misericordia en obras, gestos, palabras, en todos los ambientes”.
A modo de conclusión, Blázquez señala que la Iglesia hoy es “más mártir que en ningún momento histórico, toda su vida en misión, no está dispuesta a renunciar del gozo de pertenecer a una Iglesia”.

Editada una guía para el Mes Misionero Extraordinario

La guía para el Mes Misionero Extraordinario (MME) de Octubre 2019, con el tema “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”, es un texto elaborado por iniciativa de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y las Obras Misionales Pontificias (OMP), que contiene aportaciones de cristianos de todo el mundo y se dirige a los de los cinco continentes.
El propósito de esta guía es servir a cada diócesis en sus necesidades de formación y animación misionera, preparando a los fieles a vivir el MME querido por el Papa Francisco. Las partes que componen la guía corresponden a las dimensiones espirituales, indicadas por el pontífice al convocar este Mes Misionero Extraordinario.

Puedes descargarla para su consulta en la web oficial del MME en:  http://www.october2019.va/es.html

¿Te gustó este artículo? Compártelo
VOLVER
Actualidad Diocesana

Guía para el Mes Misionero Extraordinario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies